Región

Las Tablas de Daimiel todavía presentan una zona de turbas en inducción por lo que sigue necesitando más agua

El Parque Nacional de Tablas de Daimiel todavía presenta una zona de turbas en inducción, por lo que sigue necesitando más agua, según explicó hoy el presidente del Patronato del Parque Luis Arroyo, que precisó, no obstante, que ya hay 1.300 hectáreas inundadas, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Humedales.

   En declaraciones a RNE que recoge Europa Press, Arroyo destacó que la administración ha operado «como un reloj» desde que se dio la alarma primera. «El 3 de diciembre estábamos apagando fuegos porque el humedal estaba convertido en una especie de purgatorio. De repente logró la administración operar como un reloj y llevar el agua de una derivación de la vía manchega», subrayó.

   En este sentido, destacó que el agua que entró a partir del pasado 9 de enero ha preparado el terreno, que cuando está húmedo se ensancha, se convierte en una superficie sólida y hace que el agua circule y ha llegado a inundar «casi todo».

   Arroyo se mostró convencido de que en primavera el Parque tendrá el aspecto que caracteriza a un humedal europeo y apeló al compromiso de todos para mantener las condiciones ecológicas que hacen que se mantengan estos espacios al servicio de la comunidad humana. Finalmente, señaló que la solución definitiva al Parque vendrá del Plan del Alto Guadiana.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor elimine el bloqueador de anuncios para poder acceder al contenido de esta web