La ManchaMunera

El lugar de La Mancha del que no quiso acordarse Cervantes era Munera

“En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme” es la frase quizá más famosa de la historia de la literatura. Este comienzo de Don Quijote de La Mancha, la obra de Miguel de Cervantes, esconde uno de los mayores enigmas: ¿Cuál era el nombre del lugar del que no quiso acordarse?

Un ensayo escrito por el manchego Francisco José Valera y el valenciano Álvaro Anguix apunta a que este lugar es Munera. Después de un exhaustivo estudio e investigación de la obra, ambos documentan y argumentan que la localidad albaceteña es aquel lugar de La Mancha.

En Radio Azul hemos hablado con uno de sus autores Álvaro Anguix, que anuncia dónde podemos encontrar el nombre del pueblo: «Pese a que el gran volumen y datos que certifican este hecho está en el resto de capítulos, donde hemos hecho un análisis cartográfico amplísimo, lo dice el propio Cervantes en la primera frase«. Ahí, afirma que está escrito el nombre de Munera jugando con la letra capitular.

Una obra que da para muchas

Y es que se ha escrito mucho de la historia de El Quijote, «que es inabarcable e infinito«, dice este autor. Confirma, además, que uno de los mayores problemas que ambos han tenido ha sido «decidir cuándo parar de investigar».

En esta obra, llamada ‘Un lugar de La Mancha. La patria de Don Quijote’, se desvelan muchos secretos encriptados y, como Anguix les llama ‘jeroglíficos’, que dan luz al lugar en cuestión y a más incógnitas.

Dice el escritor que este ensayo «hace un estudio desde todos los puntos de vista, tanto geográficos como literarios o etimológicos«. Afirma que el hecho de que sea Munera «es irrefutable» porque «la suma de razones lo certifica».

Importante para Munera y toda la comarca

Para Munera este reconocimiento es muy importante. Cuenta uno de los autores que llamaron al consistorio para avisarles “de lo que les venía”.

Una gran atención ha acaparado esta obra que, además, también es interesante para otros pueblos de la comarca. álvaro Anguix dice que «una vez localizado el lugar, empieza a cuadrar todo, como en la ruta en la que vuelve de Barcelona y pasa por Tomelloso, Alcázar o Sotuélamos«.

Para terminar una última curiosidad: Munera, en latín, significa ‘deuda’. Y precisamente Cervantes mantenía una deuda con los Trinitarios, de ahí su empeño en no acordarse de aquel lugar de La Mancha.

Publicaciones relacionadas

Comentar la noticia

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor elimine el bloqueador de anuncios para poder acceder al contenido de esta web