La ManchaVillarrobledo

El Museo del Prado expone tres piezas de gran valor de la Virgen de la Caridad de Villarrobledo

Se trata de la impresionante peana de la virgen, así como el arco y la cruz pectoral de Virrey Morcillo

Ya se puede ver, en el Museo del Prado, tres piezas de gran valor patrimonial donadas por la hermandad de Nuestra Señora de la Caridad de Villarrobledo para una muestra, expuesta desde el 5 de octubre hasta el 13 de febrero.

La impresionante peana de la virgen, así como el arco y la cruz pectoral de Virrey Morcillo se podrán contemplar en la exposición ‘Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España’.

Eduardo Moreno, que forma parte de la Junta de la Hermandad, ha sido el responsable de gestionar todo el proceso de este préstamo, el cual comenzó hace dos años.

«El Museo del Prado se puso directamente en contacto con nostros», cuenta Moreno, «para interesarse por la peana del cerro rico de Potosí«. Para la Hermandad es un «privilegio» tener esta obra de arte.

Desde la propia Hermandad se invitó al comisario de la exposición, Rafael López de Guzmán, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Granada, para visitar el santuario y conocer las obras de primera mano. «Aprovechamos para ofrecerles obras más desconocidas pero importantes«, cuenta Moreno.

Tres grandes piezas

Son tres piezas de gran orfebrería y con mucha historia, ligadas también a uno de los personajes más importantes que ha tenido Villarrobledo, el gran mecenas Virrey Morcillo.

Peana

Peana / Ayuntamiento de Villarrobledo

«La peana fue un regalo de la ciudad de Potosí al Virrey Morcillo y él decidió dedicarla a su patrona. También tenemos el arco donado por un familiar de él y la cruz pectoral, que la dejó en herencia y está hecha de oro y esmeraldas».

Un gran honor, tanto para la hermandad como para los roblenses ya que, incluso, estas obras no suelen salir de la localidad, y para muestra un botón. La única vez que se prestó la peana fue para la Expo del 92 en Sevilla.

Un laborioso proceso

En concreto, la gestión de este préstamo ha sido muy laboriosa. «Ha habido que hacer mucho papeleo, con un contrato con el Museo, un seguro y evaluación de las obras». Apunta a que también ha habido que avisar al Obispado de Albacete y que, una vez realizado el traslado «tuve que ir como ‘correo’ a supervisar las obras de desembalaje y montaje», destaca.

Moreno dice que este hecho es muy importante para estas piezas, ya que se les otorga mayor seguridad. Ya han podido verlas expuestas en Madrid, junto con otras 107 venidas de todas partes de España.

Publicaciones relacionadas

Comentar la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor elimine el bloqueador de anuncios para poder acceder al contenido de esta web